Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Más información. aceptar

Categorías

logo
La necesidad de los cambiadores de pañales en establecimientos públicos.

Hemos leído varios artículos por la red buscando la normativa sobre los cambiadores de pañales en baños y establecimientos públicos. En realidad no hemos sacado una conclusión clara en el sentido de que haya que cumplir obligatoriamente una normativa especifica. Eso siempre dependerá de cada legislación local, en este caso el Ayuntamiento que es quien concede el permiso de apertura del establecimiento en cuestión. Otra cosa es que una vez abierto sean las autoridades sanitarias de cada zona quienes lo exijan.

Lo que esta claro, es que si navegas un poco por la red, puedes leer diversos artículos con la problemática que se han encontrado algunos padres de bebés viajando por nuestras diferentes comunidades.

Hace poco leíamos uno en el que unos padres contaban como habían viajado por España de punta a punta y con los problemas que se habían encontrado con su bebé a la hora de tener que cambiar los pañales, puesto que la mayoría de áreas de servicio y establecimientos públicos carecían del cambia pañales y habían tenido que improvisar en muchos de los lugares donde iban. En la mayoría de ocasiones habían tenido que hacerlo en el propio cochecito.

Aún hoy - comentaban - es posible que algún establecimiento ni siquiera se haya planteado la necesidad de instalar cambiadores para bebés en alguno de sus baños. Es una especie de lotería en la que la suerte te lleva a elegir un lugar donde comer, o parar a descansar un rato, y mientras te vas acercando al edificio en cuestión, vas cruzando los dedos para que tenga cambiador. Esté en el estado que esté, pero al menos que tengas un lugar elevado para adecentar a tu bichillo de la mejor forma posible.

Desde nuestro punto de vista, leyendo experiencias como esta, creemos que no se trata de que haya una normativa o no, sino simplemente debe plantearse como un complemento de mejora mas dentro de un baño, igual que lo es que haya el resto de elementos como una jabonera, un bacteriostático o un difusor de aromas para que el cliente se encuentre a gusto y valore positivamente su visita a nuestro establecimiento.

Puedo instalar cualquier modelo? Hay varios en el mercado?

Una vez nos hayamos decidido a montar nuestro complemento cambia pañales nos surge esta pregunta: vale cualquiera? Compro el mas barato? Que requisitos básicos debe tener?

Ciertamente los hay de varios tipos en el mercado y de todos precios. Lo primero que debemos exigir es que esté homologado y tenga su certificado. Ni el mas barato tiene que ser el peor, ni el mas caro puede que sea el mejor. Pero debemos tener en cuenta diversos aspectos al margen de la homologación. Normalmente la mayoria van anclados a la pared, porqué una vez plegados ocupen el menor espacio posible. Los podemos encontrar de posicion vertical o horizontal (estos son los mas comunes), solo dependerá de cual de ellos se adapta mejor al espacio disponible. Espacio que por otro lado hemos de tener en cuenta que una vez abierto sea comodo y tenga el suficiente margen de maniobrabilidad para el padre o la madre del bebé.

Debemos tener en cuenta aspectos como que sean fáciles de manejar y que se puedan abrir y cerrar incluso con una sola mano y sobretodo que sean cómodos y resistentes. Normalmente están fabricados en polipropileno. Luego los podremos encontrar mas o menos completos , o incluso algunos disponen de un pequeño armario  con recambio de pañales o estanterías para facilitar el trabajo.

Hemos visto locales que en su lugar han improvisado algún tipo de superficie. Generalmente suelen utilizar el mármol que rodea a los lavabos, y sí, son espaciosos y con más de un metro de territorio, pero muy duros para depositar al bebé y lo peor, casi siempre suelen estar mojados. 

Nuestros cambiadores de pañales están pensados para cumplir perfectamente con su función: cómodos, manejables, espaciosos y por supuesto resistentes. Ahora depende de cada establecimiento la elección a la hora de decidir su mejor opción, pero sobretodo no nos olvidemos que lo que mas se valorará será la satisfacción de cada cliente.