Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Más información. aceptar

Pregúntanos


En estos momentos no estamos en linea. Escríbenos tu consulta y te responderemos en breve.

Pregúntanos

Categorías

logo
Ambientadores y aerosoles: ¿son tóxicos?

Los ambientadores y aerosoles son productos que se utilizan en múltiples contextos, tanto para la casa como para el vehículo o la higiene personal. Por esta razón, no es extraño que el usuario se cuestione acerca de su toxicidad. En este artículo, se explicará con más detalle.

Aspectos a valorar en los ambientadores y aerosoles

Lo cierto es que la diferenciación entre productos sintéticos y naturales es falsa, ya que todos los compuestos se originan a través de una mezcla compleja de varios elementos que pueden o no ser perjudiciales. Por lo tanto, habría que desterrar esta valoración de partida. De hecho, hay aceites esenciales que son potencialmente peligrosos porque provocan quemaduras y componentes sintéticos que carecen de ese riesgo.

¿Esto significa que los ambientadores y aerosoles son seguros por definición? La respuesta depende. Cada producto tiene una composición propia y, además, convendría no olvidar que la capacidad de reacción del organismo ante determinados compuestos es variable. De todas formas, sería recomendable evitar la quema porque libera componentes como el formaldehído o el benceno.

En cualquier caso, sí es recomendable que se consulte la normativa de la Unión Europea REACH al respecto si hay dudas, ya que las instituciones han decidido limitar determinadas cantidades de compuestos. Cabe destacar que se aplica indistintamente a fabricantes, importadores y distribuidores. En función de cada mezcla que se quiera realizar, se determinará si es tóxica o no para el organismo humano, con unos protocolos de control muy estrictos.

Podemos afirmar que, como principio general, el uso de ambientadores y aerosoles no es perjudicial para la salud y que se pueden utilizar sin ningún temor si se comercializan en la Unión Europea.

En definitiva, y como valoración general, no resultan nocivos para la salud de las personas.

Ante cualquier duda, no dude en compartir el post y comentar su experiencia con otros usuarios.