Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Más información. aceptar

Pregúntanos


En estos momentos no estamos en linea. Escríbenos tu consulta y te responderemos en breve.

Pregúntanos

Categorías

logo
Un Dispensador para cada necesidad

No descubrimos nada nuevo si decimos que los dispensadores hacen una función esencial en una oficina, una clínica, un restaurante, un hotel o cualquier establecimiento sea o no de publica concurrencia.

La pregunta que surge quizá sea porque hay tanta gama de dispensadores, si bien es cierto que muchos de ellos tienen las mismas características, solo que son de distintos fabricantes.

Ahora bien, si entramos en detalles, cuando visitamos a un cliente es cuando entra nuestro valor añadido en la información que le vayamos a ofrecer ya que es posible que le podamos ofrecer soluciones definitivas y no temporales.

Me explico. No es lo mismo el uso que le van a dar a un dispensador de papel en una oficina o una clinica veterinaria, donde los usuarios siempre suelen ser los mismos a lo que le van a dar a un establecimiento público dondé las personas que van a hacer uso no van a ser nunca las mismas por regla general.

Las soluciones por tanto, van a ser distintas.

Una vez visitando a un  cliente, que regenta un establecimiento de abastos (un mercado) y por lo tanto muy grande y de concurrencia diversa,  nos comentó que le sustraían constantemente  el papel seca manos. Estamos hablando de mas de 20 dispensadores.

La solución pasaba sin duda, por cambiar estos dispensadores por secadores de aire de gran potencia, y robustos (en este caso metálicos). Evidentemente la diferencia de precio era sustancial, pero a corto plazo con el ahorro de papel estuvieron mas que amortizados.

También se sustituyeron los portarrollos de papel higiénico por metálicos con llavín de seguridad. 

Otro caso fué el de un call-center donde no querían poner secadores eléctricos por el tema del ruido ya que se trataba de un puesto de trabajo silencioso y de mucha concentración. Aquí la solución fue sustituir los dispensadores de papel bobina por otros de auto-corte, en el que se dispensa hoja a hoja. En este caso el problema surgía porqué cuando se terminaba el papel higiénico el personal utilizaba el papel de bobina que tiene unas propiedades de desecho menos favorables que las de higiénico y provocaba  continuamente atascos en las tuberías de desagüe.

Lo dicho, éste es el concepto...se trata de optimizar las cosas y para eso estamos los profesionales...

Un saludo.